El surgimiento de la Escena del despegue y mercado floreciente de negocios de México

En los Estados Unidos, el Valle del Silicio es un paraíso para la innovación, el hogar de las empresas y marcas de tecnología más distinguidas del mundo. Es una meca empresarial, cultural y de capital de riesgo.

Las empresas de alta tecnología tienen una reputación de ser extravagantes. ¡Amamos eso! Hemos escuchado que el Tiranosaurio Rex de tamaño real en las oficinas generales de Google es particularmente impresionante. Sucede que su nombre es Stan y es un icono del Internet.

 

Pero el Valle del Silicio no es el único código de área en América del Norte para quienes desbordan espíritu empresarial. De hecho, durante el curso de la última década, México ha sufrido evoluciones fascinantes a su infraestructura, y ha sido el primero en lanzarse a un renacimiento que ha creado uno de los centros del espíritu empresarial más innovadores y atractivos en el hemisferio occidental.

Bienvenidos al Valle del Tequila.

O igual de adecuadamente bautizado fue el movimiento, en el 2006 que propició el murmullo del despegue en México.

No es precisamente como una escena del despegue de México que aparece de la noche a la mañana – ha estado llegando desde hace mucho tiempo. Se puede rastrear hasta el TechBA, que se formó como un programa de desarrollo internacional de negocios emanado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte a mediados de la década del 2000. La meta era llevar personas al Valle del Silicio y enseñarles lo que estaba de moda y lo que era obsoleto del espíritu empresarial.

Misión cumplida.

El avance rápido al 2009. La Asociación Mexicana de Capital Privado, celebró su primera conferencia en la Ciudad de México, la vibrante capital del país. Naturalmente, la ciudad se ha convertido en la sede de la escena del despegue de México, con una multitud de firmas de capital de riesgo, y operaciones que buscan invertir para establecer los inicios de México.

Con un momento como ese, no es difícil ver porque la escena del despegue se ha mantenido en México. Incluso el gobierno mexicano está inmerso en el espíritu empresarial – se espera que asigne aproximadamente $600 millones de dólares en financiar iniciativas empresariales en el año 2018.

México es, sencillamente, uno de esos lugares donde uno debe estar.

Desde un punto de vista financiero básico, México es una opción económica y eficiente en costo. El costo de vida es bajo, y el peso es relativamente sólido en comparación con el dólar.

México es el mayor país de habla hispana en el mundo y ciertamente el mercado más atractivo y de rápido crecimiento en América Latina. Goldman Sachs incluso predijo que, para el año 2050, México representaría la quinta economía del mundo. Nuestro vecino al sur ya representa a la segunda economía de América Latina, después de Brasil, y cuenta con excelentes operaciones portuarias que abarca dos litorales.

Tampoco perjudica el hecho de que siempre haya sido accesible a las empresas de los Estados Unidos. El aspectoaltamente accesible, es un enorme punto de venta para empresarios mexicanos y norteamericanos por igual. A principios de este año la revista Forbes comentó como es que los empresarios están con un pie en los Estados Unidos y otro en México. Esto es particularmente cierto en San Antonio, que ha sido un refugio para inicios mexicanos en el pasado, cultivando con ello una respetable escena de inicios por mérito propio- y estando tan solo a tiro de piedra de la frontera con México.

Al otro lado de la frontera, conforme la Ciudad de México continúa floreciendo como un centro de espíritu empresarial, la ciudad de Monterrey ha crecido para convertirse en un notable elemento local del ecosistema del despegue de México. Guadalajara también se ha convertido en punto de interés para iniciativas empresariales, específicamente con respecto a ingeniería. En su momento, Hewlett-Packard estableció operaciones en Guadalajara, promoviendo que una multitud de otras empresas de tecnología de los Estados Unidos inundaran el área, estableciendo uno de los mejores destinos de tecnología, manufactura y servicios del mundo.

Debido a que gran parte de la población de México se establece alrededor de estas ciudades, dando a los estudiantes y programas educativos acceso a empresas innovadoras. También es importante incluir como factor el hecho de que, conforme a las estadísticas demográficas del 2014, aproximadamente la mitad de la vasta población de México tiene menos de 20 años de edad. Con las mejoras que se están haciendo al sistema de educación superior de México, el estado mexicano espera graduar profesionales en tecnología e ingeniería que pueden competir con los mejores del mundo y propiciar el crecimiento del mercado de empresas del país.

Parece que la escena del despegue de México llegó para quedarse, mientras que los emprendedores del país continúan impulsando la economía hacia el futuro. Conforme México continúa desarrollando una estructura más sólida, será interesante ver la forma en que la innovación nacida del movimiento del Valle del Tequila evoluciona. ¿Veremos una mayor colaboración entre arranques en México y los Estados Unidos? ¿Se convertirá México en un objetivo para usted y su estrategia de marca?

Por ello, les ofrezco esta reflexión de despedida – su pregunta no debe ser: “¿Debería estar haciendo negocios en México?” – la pregunta es ¿por qué no estoy ya? Si su respuesta es que no habla español, las buenas noticias es que conozco a un excelente traductor.

Flor Dimassi, GlobalSpeakCon más de 18 años de experiencia en traducción e interpretación, Flor Dimassi, CEO de Global Speak Translations permanece en el pulso de lo que está sucediendo en la escena internacional del petróleo y gas. Ella convierte la diversidad de idioma y cultural en oportunidades de negocio para sus clientes. Más información en www.globalspeaktranslations.com.

Share This